Actualidad en la Siembra Directa

Loading...
Loading...

domingo, 30 de mayo de 2010

Definición de la Siembra Directa

La siembra directa, labranza de conservación, labranza cero, o siembra directa sobre rastrojo es un sistema de conservación que deja sobre la superficie del suelo el rastrojo del cultivo anterior. No se realiza movimiento importante de suelo (ni araduras ni rastrajes) excepto el movimiento que efectúan los discos cortadores de los abresurcos de la sembradora al abrir una angosta ranura donde se localizará la semilla. La labranza cero es una respuesta a la caída del contenido de materia orgánica en suelos agrícolas sometidos a labranza convencional. El objetivo es remover lo menos posible el suelo, disminuir los ciclos de oxigenación intensos de la materia orgánica y, por ese medio, evitar la destrucción de la misma.

No obstante, el arado de los suelos es una eficaz herramienta de eliminación de malezas, o plantas indeseables. Con la labranza cero, éstas deben ser eliminadas por medios químicos, de modo que exigen el uso masivo de herbicidas. Por otro lado, también exige aportes extras de nitrógeno, en forma de fertilizantes.

Inesperadamente, la labranza cero también resultó una buena respuesta a la erosión en suelos particularmente expuestos a la misma, especialmente los suelos arenosos, que sufren habitualmente El rastrojo, es la biomasa aérea de los cultivos anuales que no es cosechada, queda en el campo como residuo después de la cosecha y puede utilizarse como mulch o acolchado del suelo, presentando las siguientes ventajas:

-Evita la erosión hídrica y eólica del suelo
-Disminuye la evaporación directa del agua desde el suelo
-Mejora la macroporosidad del suelo
-Mejora la estructura y estabilidad de los agregados del suelo, no genera costra.
-Aumenta el contenido de M.O. y mejora la disponibilidad de nutrientes (10% de N)
-Aumenta la capacidad de infiltración y el contenido de humedad del suelo.
-Aumenta la actividad biológica del suelo.

Sin embargo, los rastrojos sobre el suelo presentan algunos problemas, entre los que se pueden citar los siguientes: Los rastrojos no tienen capacidad para almacenar agua, por lo que pasan a constituir un impedimento físico tanto para el paso de la sembradora como para la emergencia de la planta, al dificultar en cierta medida el contacto suelo-semilla tan necesarios para la germinación y establecimiento del cultivo.
video

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La siembra directa es un sistema que consiste en prácticas agrícolas con reducidas labranzas que mantienen rastrojos sobre los suelos.
    Permite producir sin degradar el suelo, mejorar el aprovechamiento de las lluvias y reconciliar la agricultura con la naturaleza.

    La siembra directa es la base de un sistema de producción agrícola:



    de alto rendimiento: PRODUCTIVO
    que cuida los recursos naturales: SUSTENTABLE
    que permite obtener ganancias: RENTABLE.

    En este sistema conviven una serie de factores o componentes a tener en cuenta, que entre otros incluye: no arar ni hacer otro tipo de laboreos, antes considerados fundamentales.

    ¿Por qué se usa?

    Para superar los serios problemas que ocasionan las técnicas tradicionales sobre los suelos. La agricultura de décadas pasadas incluía trabajos de laboreo en las zonas más productivas, produciendo una creciente degradación física y química. La erosión hídrica y eólica progresaban a niveles graves y la caída de materia orgánica y nutrientes comprometían la estabilidad estructural de los suelos.
    Junto a esto, se registraba un descenso en la rentabilidad y un aumento en el riesgo de la actividad agrícola: la producción disminuía y los rendimientos se volvían inestables.


    LORENA ACOSTA MONTIEL

    ResponderEliminar